Traductor

27 septiembre 2014

Comunicarse en la era de las comunicaciones


Muchas personas ya no pueden vivir sin el celular cerca: se sienten perdidas si no lo tienen a mano. Se excusan ante sí mismas de que con ese artilugio ganan tiempo, controlan mejora a sus hijos, pueden estar al día de las noticias y acontecimientos que les interesan etc.

Muchas personas no solo adolescentes y jóvenes, llenan horas su tiempo en enviar SMS a sus conocidos, chatear, navergar por Facebook etc. Creen así comunicarse con sus familiares y amigos. Las posibilidades de la era de las comunicaciones ¿nos comunican o incomunican? 


Utilizar mal los avances tecnológicos a la hora de relacionarnos con las personas, tiene el peligro de quedarnos en lo superficial. El mismo lenguaje que hay que utilizar lo fomenta: ok, sí, qué bien, qué mal, de acuerdo… El uso excesivo de la tecnología para comunicarnos con los demás, impide “tener oídos y ojos”: éstos se atrofian porque el celular, el chat, Skype etc. no permiten expresar realmente los sentimientos que están detrás de unas palabras. 


La verdadera comunicación es comunicación de sentimientos, de intimidades. Para ello es imprescindible el cara a cara que facilita “acoger” el sentimiento expresado por el otro y “hacelo suyo”, “empatizar”, vibrar con lo que el otro, entrar en sintonía emocional. Aprendamos a usar bien los modernos medios de comunicación personal. Un SMS puede ser signo de incapacidad de comunicarse adecuadamente con los demás, no puede expresar lo que realmente se piensa, desea o anhela.  


El Papa Francisco dirigiéndose a jóvenes alemanes, les dijo algo que podemos muy bien aplicarnos: “Es necesario organizarse un poco, programar de modo equilibrado las cosas. Nuestra vida está compuesta por el tiempo, y el tiempo es don de Dios. Tal vez muchos pierden demasiadas horas en cosas de poca importancia: chatear en internet o con los móviles, las telenovelas, los productos del progreso tecnológico, que deberían simplificar y mejorar la calidad de vida, algunas veces distraen la atención de lo que es realmente importante. Entre las muchas cosas que hay que hacer en la rutina cotidiana, una de las prioridades debería ser la de acordarse de nuestro Creador que nos permite vivir, nos ama y nos acompaña en nuestro camino.


Resumen de un escrito de Felipe Arizmendi Esquivel

25 septiembre 2014

Matrimonios del IUFF ¡PRESENTES!

Los matrimonios del IUFF transitan los primeros años de su proyecto de familia. Están bien pertrechados: conocen los desafíos que supone ser coherentes con la institución matrimonial natural y, en su caso, sacramental.  

Ya saben que hay que lucharla y que “ponerse la camiseta del matrimonio” como fundamento de su familia, supone ayudas: de la tierra y sobre todo del Cielo. De ahí que se unirán el domingo 28 de setiembre a la Jornada de Oración por el Sínodo de la Familia convocada por el Papa Francisco. El Sínodo se realizará del 5 al 19 de octubre bajo el lema “Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”.


¿Podemos hacer algo más para apoyar esta iniciativa que beneficiara a nuestras familias? ¡Sí! Podemos dos cosas muy fáciles:


a)    Participar en la Misa de la Familia el domingo 5 de octubre a las 11 horas. Será en la Catedral de Montevideo.


                 Domingo 5 de octubre 11 horas: Misa por la Familia Catedral de Montevideo 

b)    Rezar algún rosario en familia como recomiendan los obispos pidiendo por los trabajos del Sínodo.

 
En Roma, cada día se orará en la Capilla de la Salus Populi Romani de la Basílica de Santa

15 septiembre 2014

Una genialidad de Francisco: 20 parejas de novios se casaron en el Vaticano


 Fue una celebración muy especial y novedosa. Tuvo lugar a tres semanas del inicio del Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre los desafíos de la familia del siglo XX en el contexto de la evangelización. 

El domingo 14 de setiembre el Papa Francisco fue testigo de la Iglesia del casamiento de 20 parejas de novios.



 


Los novios intercambiaron el consentimiento ('Sí quiero') frente al Obispo de Roma en la Basílica de San Pedro. Un sacerdote afirmó a Radio Vaticana: “es una de las genialidades del Papa Francisco y un signo para la Iglesia en todo el mundo sobre la importancia del sacramento del matrimonio.”

Sandro y Ada, Giorgio y Daniela, Francesco y Alessandra, Michele y Vanessa... Tomados de la mano, uno a uno fueron dando el consentimiento, sonrientes y emocionados. Mientras sonaba un arpa se entregaban uno al otro las alianzas.


Alguna de estas parejas llegan al matrimonio después de un camino más largo que el ‘ideal’ pero todas pertenecen a la Diócesis de Roma. Se prepararon para el matrimonio en sus parroquias cumpliendo el itinerario habitual que propone la Iglesia con un largo recorrido de fe.
Flaviano y Giulia, es una pareja italiana que no podía celebrar una fiesta de acuerdo a las

09 septiembre 2014

Nueva sección del blog


Inauguramos en este mes, una nueva página en la que iremos añadiendiendo noticias de la situación de la  familia en diferentes países y culturas. 
 Iniciamos hoy con la situación de la familia en China. Agradecemos y animamos a los lectores  los aportes que deseen hacer para esta nueva sección.




07 septiembre 2014

Octubre 2014-Octubre 2015

El 8 de octubre de 2013 el Papa Francisco, atendiendo los desafíos de esta época cada vez más relativista, convocó un Sínodo de la Familia. La misión del mismo será reflexionar sobre el camino a seguir para que la verdad y belleza del amor matrimonial y de la familia en él fundada, llegue a todos los hombres y mujeres. 

Se realizará en dos etapas: la primera entre el 5 y 19 de octubre de 2014 y la segunda en una Asamblea General Ordinaria en el año 2015.


El objetivo de la primera fase es escuchar y reflexionar con obispos del mundo entero y de diferentes culturas, sobre las dificultades de los católicos para vivir el matrimonio según el designio de Dios que es el que conduce a la felicidad posible e alcanzar en la tierra.
En la segunda etapa (2015) se delinearán los caminos a seguir para acompañar mejor a los jóvenes en su proyecto de familia y a las familias en la educación de los hijos. 




No habrá novedades sustanciales, sí pastorales. Eso quiere decir que permanecerá la doctrina de siempre y se intentará mejorar la manera de comunicarla y los modos de acompañar a los matrimonios según los tiempos y circunstancias.