Traductor

18 enero 2015

El regreso de las vacaciones

Se dice que, un 40% de las personas padece desgana, cansancio y cuadros depresivos después de las vacaciones. Muchos expertos lo consideran una alteración emocional y le dan el nombre de síndrome posvacacional. Para enfrentarlo:


1.    Adelanten dentro de lo posible uno o dos días el regreso antes de empezar a trabajar. Son días para deshacerlas valijas, lavar la ropa, abrir ventanas y airear la casa. También descansar y ponerse al día con el correo...

2.    No piensen en lo triste que es que las vacaciones hayan terminado, sino en lo bien que lo han pasado y la energía que han acumulado para el nuevo año.

3.    Ser positivos: pensar que empezamos de cero nuestra lista de buenas intenciones.
 

La vuelta de las vacaciones representa un buen momento para realizar presupuestos anuales de gastos y ahorro si no quisimos o no pudimos pensar en ello en los primeros días del año.
 
En la planificación financiera, es fundamental cómo presentar batalla a la inflación.

Se recomienda adelantar consumo corriente en alimentos no perecederos, artículos de higiene personal y de la casa. El ahorro al hacer esto puede superar el 25% si se realizan las compras en los supermercados o el 50% en caso de realizar la compra en tiendas mayoristas.

08 enero 2015

Que entienden, entienden


Niño de tres años explica a su hermanita de dos qué es la Navidad



05 enero 2015

El mejor regalo de Reyes

El mejor juguete es una buena educación. El deseo y el sueño de todos los padres de educar bien a sus hijos.  La educación debe ser muy madrugadora, debe empezar en la más tierna infancia. Por ello, una buena educación es sin duda el mejor regalo de Reyes.

Lo más importante que se puede hacer por los hijos es educarlos en los valores y especialmente en el amor. Por eso, el mejor regalo que los padres pueden hacer a sus hijos es que vean y sientan que sus padres se aman y los aman. 


Los padres y las madres ejercen con la educación de los hijos un verdadero servicio a la sociedad. Hoy es fácil que haya padres y madres que no saben muy bien cómo educar a los hijos. Esto pone de relieve la necesidad de una formación permanente para hacer de padre o de madre.  Aunque el amor a los hijos se supone y es el factor fundamental que habla sin palabras -pero con la fuerza de los hechos- a menudo también hace falta la ayuda de las escuelas de padres: hacen su trabajo con diversas modalidades y con muy buenos resultados.
 

Otra ayuda importante para los pueden ser los abuelos. Los ancianos aportan la memoria y la sabiduría de la experiencia, que invita a no repetir estúpidamente los mismos errores del pasado" (EG 108).
 

Extracto de palabras del Cardenal L. Martínez Sistach