Traductor

24 septiembre 2015

Convertir en chiquititos los egoismos

"En unos días participaré junto a familias del mundo en el Encuentro Mundial de las Familias y en menos de un mes en el Sínodo de Obispos, que tiene como tema la Familia. Los invito a rezar especialmente por estas dos instancias, para que sepamos entre todos ayudarnos a cuidar a la familia". 


Son palabras del Papa Francisco en todas las ceremonias y encuentros de Cuba, Washington y Nueva York. El  IUFF, quiere apoyar esta petición porque creemos en esta realidad descrita por Francisco: 


“La familia es escuela de humanidad, escuela que enseña a poner el corazón en las necesidades de los otros, a estar atento a la vida de los demás. Cuando vivimos bien en familia los egoísmos quedan chiquitos, existen porque todos tenemos algo de egoísmo. Pero cuando no se vive una vida de familia se van engendrando esas personalidad que las podemos llamar así: yo, me, mí conmigo, para mí, totalmente centradas en sí mismo, que no saben de solidaridad, de fraternidad, de trabajo en común, de amor, de discusión entre hermanos, no saben.

Sin familia, sin el calor de hogar, la vida se vuelve  vacía, comienzan a faltar las redes que nos sostienen en la adversidad, nos alimentan en la cotidianidad y motivan la lucha para la prosperidad. La familia nos salva de dos fenómenos actuales, dos cosas que suceden: la fragmentación (la división) y la masificación. En ambos casos, las personas se transforman en individuos aislados fáciles de manipular y de gobernar. Y entonces encontramos en el mundo sociedades divididas, rotas, separadas o altamente masificadas que son consecuencia de la ruptura de los lazos familiares; cuando se pierden las relaciones que nos constituyen como personas, que nos enseñan a ser personas. Uno se olvida de cómo se dice papá, mamá, hijo, hija, abuelo, abuela. Se van como olvidando esas relaciones que son el fundamento".







22 septiembre 2015

Hasta que la muerte nos separe


Howard Solari, de 92 años, quiso despedirse de su esposa Laura, de 93, cantándole una canción después de 73 años de matrimonio.
 

Es la misma canción que, para consolarla, él le cantó antes de partir a luchar en la Segunda Guerra Mundial. Se trata de "You'll never know" de Rosemary Clooney.

Desde entonces, esta romántica serenata se convirtió en la banda sonora del matrimonio.
Su nieta capturó el emotivo momento en vídeo.

02 septiembre 2015

¡ACLARÉMONOS! Aborto, excepción de perdón: la verdad

Desde hace días corre este equívoco en algunos medios de comunicación: "El Papa Francisco ha decidido perdonar el aborto". ¿Y eso?  ¿Abortar el desarrollo de una persona indefensa deja de ser un crimen?

No. Es matar un ser humano. Nadie en la tierra puede “perdonarlo”. Es como pretender que lo blanco sea negro o el sol, desde ahora, empiece a salir por el occidente.


El aborto es un pecado tan grave que quienes, estando bautizados, lo facilitan o lo realizan incurren en la excomunión automática: dejan de estar en comunión eclesial con los demás miembros de la Iglesia y con su Cabeza, Jesucristo. Solo puede ser absuelto por orden de un obispo o del Papa. La excomunión no es una "condena perpetua" sino que tiene por objeto "sanar", abrir un período para que la persona "recapacite y cambie".


Lo que ha decidido el papa Francisco es hacer una excepción: consiste en conceder a todos los sacerdotes
desde el 8 de diciembre del 2015 al 20 de noviembre del 2016, el poder de perdonar "el pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón".

¿Por qué en ese periodo? Porque lo ha proclamado Año Jubilar de la Misericordia. 


No se trata de un cambio de posición de la Iglesia Católica respecto al aborto, sino una medida que apunta a una mejor acogida dentro de ella, de las personas que buscan perdón y consuelo.