Traductor

13 diciembre 2013

Las empresas no pueden ignorar a la familia

Jacinta Fernández con su marido y uno de sus tres hijos


Socia del IUFF, está finalizando un Master en Matrimonio y Familia.
Asociada al IEEM, comenzó una investigacion para conocer la realidad uruguaya respecto a la conciliación de la vida laboral y la vida familiar.

Los resultados estarán a inicios del año entrante y brindarán un panorama más claro sobre qué hacen las empresa del medio.

El diario El País publicó interesantes comentarios sobre este importante tema. Abrir:
http://www.elpais.com.uy/el-empresario/beneficios-que-pesan-mas-que.html

11 diciembre 2013

El verdadero matrimonio de Diego Forlán



Diego Forlán y Paz Cardoso se casaron por civil en el mes de julio pasado



Al estar ambos bautizados en la iglesia católica, el único verdadero matrimonio para ambos (compromiso de amor de por vida), es el Sacramento del Matrimonio. Se inicia al pronunciar el “sí, quiero” ante un testigo cualificado de la iglesia (sacerdote o diácono) y estando como testigos de la sociedad, los padrinos, familiares e invitados.


Ese mágico momento tuvo lugar el 11 de diciembre en la Iglesia de San José de la Montaña de la calle Havre, en Montevideo.  En el instante del “sí” finalmente  y de verdad, empezaron a ser marido y mujer, es decir matrimonio. 

¡Los Matrimonios del IUFF les desean toda la felicidad del mundo!

04 diciembre 2013

¿Crisis en el primer año de matrimonio?



El matrimonio perfecto no existe, el enamoramiento no dura eternamente: hay que alimentarlo día a día. Hay momentos cruciales de la vida humana que repercuten en los dos, y aunque algunas crisis son inevitables, un matrimonio con una convivencia satisfactoria y una vida en común madura y estable, puede salir airosa de casi cualquier situación.



Una gran parte de las parejas se casan no superan el primer año de matrimonio sin la aparición de cierta crisis. Algunos la llaman la crisis del desencanto. No se pierde el encanto por el otro ni disminuye el enamoramiento. Pero si no habían convivido antes de contraer matrimonio, los días de estar juntos de la mañana a la noche estaban temporalmente limitados. Cada uno en casa de sus padres, la relación funcionaba bien y se dedicaban a la conquista del otro.  

Pasado el tiempo de la conquista hay que establecerse en la convivencia y eso es y exige otra cosa. La ignorancia y la inmadurez suelen ser las causas más comunes de estas pequeñas crisis