Traductor

23 mayo 2018

Plasticidad cerebral de las madres

Katherine Ellison, periodista de investigación, ganadora de un premio Pulitzer, fue madre tardía a los 38 y 41 años. Esto la enfrentó a prejuicios sociales sobre la capacidad de las madres. No los creyó y entrevistó a decenas de científicos. Plasmó sus conclusiones en un libro donde afirma: tener un hijo es el mejor MBA del mundo y debería contar doble en nuestro currículo. 

Algunas mujeres se quejan de la falta de memoria y concentración cierto tiempo después del parto. Parece como si ser madres nos hubiera vuelto tontas. Nada más lejos de la realidad.
 

Investigadores asiáticos han demostrado que el cerebro de una madre se encoge literalmente durante el embarazo. Pero este "encogimiento" ayuda a su reestructuración pues aumentan considerablemente las conexiones neuronales en áreas como el

13 mayo 2018

La feliz experiencia de la maternidad

En nuestro país vivimos comercialmente un mes de la madre y en él, un domingo concreto conmemoramos -como en otros países- la innata disposición de las madres de amorosa acogida: esa actitud natural -no cultural- insustituible por su valor para cada persona.
Las primeras celebraciones del Día de la Madre datan del siglo II a.C. En la mitología griega, la diosa Rhea, hija de la Gea y Urano desposó a su hermano Cronos: de ellos descienden seis dioses olímpicos. Cinco
fueron devorados por su padre al nacer pues, según el Oráculo, uno de ellos lo iba a derrocar. Rhea ocultó al último, Zeus, y lo crió en secreto. Mientras Zeus crecía los sacerdotes Coribantes hacían resonar cascabeles y címbalos para que Cronos no escuchara su llanto.

 La grandeza de la maternidad no conoce fronteras ni culturas. A lo largo de la historia se adecuó su conmemoración a diferentes tradiciones. El moderno Día de la Madre fue creado en 1870 por Julia Ward Howe, en honor de todas las madres ¿acaso ser mamá no participa