Traductor

23 abril 2018

Atentos! Redes sociales condicionan nuestro humor

El progreso de la tecnología es imparable. Bien utilizado resulta magnífico. Sin embargo hay que saber el ambiente cibernético, tan líquido erosiona reglas conocidas y definidas hasta ahora del buen vivir y del ser persona. No sabemos qué efectos tendrá en el futuro de los jóvenes.

La era digital cambia drásticamente nuestro modo de sentir y comportarnos. El continuo flujo de información genera cansancio y ansiedad. Esto, unido a una vida frenética llena de estrés, contribuye a hacer más lentos los procesos decisorios.
 

La única solución es frenar, pasar del always on (siempre on line) al sometimes on (algunas veces on line). De lo contrario, se resentirán nuestra vida, nuestras relaciones, el trato humano. Sin caer en alarmismos, hay que frenar y reordenar nuestra vida para ser realmente dueños de las propias decisiones.
 

Sean Parker, primer presidente de Facebook ha declarado en una conferencia organizada por Axiosen el National Constitution Center de Filadelfia (USA), que "Facebook se aprovecha de la psicología humana y sólo Dios sabe lo que le está haciendo al cerebro de nuestros hijos".
 

Las emociones y la capacidad de análisis pasan y se forman cada vez más a través de una sociedad digital que se desarrolla, valora e interactúa dentro de los confines de las redes sociales. Es preocup ante ya que éstas aprovechan la vulnerabilidad de la psicología

11 abril 2018

Encontrar el momento

Cuando ustedes, padres y madres están molestos o cansados les es muy difícil responder con rapidez y sensibilidad a las necesidades de cada hijo.

Un estudio dado a conocer en la publicación periódica de psicopatología y desarrollo infantil Child Development and Psychopathology, encontró que los niños cuyos padres sufrían de depresión crónica o clínica tenían patrones anormales de actividad cerebral, sugiriendo que estos niños también padecían algún transtorno depresivo aunque imperceptible.

Por eso es tan importante que dialoguen entre ustedes el reparto de tareas en la casa y atención de los hijos, que busquen ayudas  y  hablen con su médico si piensan que pueden estar pasando por alguna forma de depresión o cansancio.
 

No olviden que, de vez en cuando necesitan un poco de atención a ustedes mismos y  momentos de paz y tranquilidad. Y también alguna escapada los dos aunque sea de media hora, sin hablar de la casa y los problemas.