Traductor

25 febrero 2013

Una pequeña cuestión esencial




Diálogo entre dos no nacidos 



  • Bebe 1: Escuchame, ¿vos creés en la vida después del nacimiento? 
  • Bebe 2: ¡Claro! Es evidente que existe la vida después del nacimiento. Estamos aquí para hacernos fuertes y prepararnos a lo que nos espera al nacer.
  • Bebe 1: ...ps! para mí todo eso son versos: no hay nada después de nacer. ¿Cómo te imaginás una vida después del nacimiento?
  • Bebe 2: Bueno… la verdad que hay un montón de historias sobre lo que te encuentras “del otro lado”. Unos dicen que allí hay mucha luz, mucha alegría y emociones. Muchas cosas lindas, por ejemplo, parece que allí comeremos con nuestra boca.
  • Bebe 1: ¡Pero eso qué importa! Tenemos cordón umbilical y eso es lo que nos alimenta. Todos lo saben… No se alimenta uno por la boca. Claro… no hay nadie que haya vuelto de allí para contarlo… para mí que son todo historias inventadas. La vida termina simplemente al nacer. Es así y hay que aceptarlo.
  • Bebe 2: Perdoname pero yo pienso diferente. La verdad que no sé exactamente a qué comparar la vida después de nacer, no puedo probarte nada. Pero creo que en “allí” veremos a nuestra mamá y ella nos cuidará.
  • Bebe 1: ¿"Mamá"? ¿Vos creés en una mamá? ¿Y dónde está ahora?
  • Bebe 2: ¡En todos lados! Ella está en todas partes alrededor nuestro. Ella nos hizo y gracias a ella vivimos. ¡Sin ella no seríamos nada, no estaríamos!
  • Bebe 1: ¡Qué absurdo! Jamás vi a ninguna mamá, evidentemente no existen.
  • Bebe 2: ¡No estoy de acuerdo, ese es tu punto de vista, porque yo, a veces, cuando todo está tranquilo, la escucho cantar. Siento que acaricia mi mundo. Estoy convencido de que mi Verdadera Vida va a empezar cuando nazca.