Traductor

25 diciembre 2015

Qué se festeja en la fiesta de Navidad

Días pasados nuestros hijos conversaban con amigos sobre qué se festeja en Navidad. El intercambio de opiniones dispares y despistadas fue subiendo de tono y no se ponían de acuerdo: que viene Papá Noel, el nacimiento de Jesucristo, la fiesta de la familia, que Dios nació en Belén, el comienzo del verano. A alguno se le ocurrió como medio de zanjar la cuestión "preguntémosle a tu padre".
 

A mi marido, respuestas tan dispares de jóvenes nacidos en un país de raíces principalmente europeas y en una civilización occidental y cristiana le recordaron la expresión "laicidad positiva" que utilizó hace unos meses el presidente Nicolas Sarkozy con ocasión de la visita del Papa Benedicto XVI a Francia. Con esas dos palabras, Sarkozy designó la incomprensión abierta entre el orden estatal y la religión. "Sería una locura privarnos de las religiones, una falta contra la cultura y el pensamiento. Las religiones, en especial la religión cristiana con la que compartimos una larga historia, son patrimonios vivos de la reflexión y del pensamiento no sólo sobre Dios, sino también sobre el hombre, la sociedad y también sobre esa

23 diciembre 2015

Disfrutar de las compras navideñas

En estas semanas se torna más insistente el bombardeo publicitario al que padres e hijos estamos expuestos en la sociedad de consumo. Comercios, restaurantes y paquetes vacacionales compiten para que "sepamos" elegir regalos navideños "únicos". Como si esto fuera poco en nuestra latitud coinciden la Navidad con fin de curso, el verano y las vacaciones, con lo que se triplican las ofertas de bloqueadores de rayos UVA, bronceadores "de ensueño" y protectores super efectivos. Las bebidas refrescantes estrenan spots publicitarios a cual más convincente. ¿Cómo sobrevivir en tiempos de crisis a esta lluvia marketinera?
 

Visitar un centro comercial con los hijos en estos días para algunos padres es una diversión, para otros un suplicio. Para todos puede ser oportunidad de ejercitar el dominio personal sobre los impulsos consumistas: ¡no la dejemos pasar! Tenemos servida en bandeja una herramienta educativa para enseñar a ser buenos consumidores y optar por lo bueno y

20 diciembre 2015

El sentido que los hijos dan a Navidad depende de los mayores.

Tomás después de dos años pasará las próximas fiestas en casa. Acaba de llegar de Norteamérica. 

-En el hemisferio norte añoré el saborcito de una Navidad con calor. ¡Qué frío hace! Aquí, lo que ahora me llama la atención es el acento comercial de estas fiestas tanto en los shoppings como en
la tele.

Ante este comentario, su hermana quiere saber más connotaciones de esta celebración en otros países.  los anuncios de la tele. 


-Natalia, la Navidad es una fiesta religiosa importante en casi todas partes, también en lugares donde se desconoce su sentido cultural y de fe. Noto que en mi país son días feriados, ocasión de hacer y recibir regalos, de pasar más en familia y nada más.  
-¡Claro! 
-Claro, claro, no, le contesta su hermano.
 

Tomás nos explica cómo celebra la Navidad la familia norteamericana que lo hospeda: adornan la casa exteriormente con muchas luces y chirimbolos. En el interior, alrededor de

16 diciembre 2015

Navidad para hijos de papás separados

La Navidad es un tiempo privilegiado para veladas familiares. Aunque durante el año nos hayamos visto poco, intentamos celebrar las fiestas junto a los nuestros. En las familias con padres separados o divorciados se repite año tras año el mismo dilema: los hijos ¿con cuál de los dos progenitores pasarán la Navidad y con cuál Año Nuevo?, ¿cómo les afectará la situación dependiendo de su edad y modo de ser? 

Se dan casos, pocos, en los que la separación ha sido amistosa y quizá los padres deciden unirse para celebrar las fiestas pensando en el bien de los más chicos. Sin embargo, la cautela no está de más ya que los niños pueden crearse falsas expectativas y pensar que papá y mamá van a volver a vivir juntos, cosa que, en el

13 diciembre 2015

Dar a la Navidad su verdadero sentido

Las semanas previas a Navidad y Año Nuevo son propicias para plantearnos, padres e hijos, un sinfín de preguntas. ¿Qué esperamos de quiénes están a nuestro lado? ¿Cuál es el sentido de hacernos los regalos y el por qué de las celebraciones? ¿Cómo queremos vivir las promesas de un próximo año mejor? En medio de algunas oscuridades, tristezas y secretos, ¿qué sentido deseamos encontrar al transcurrir inexorable del calendario?
 

Parafraseando el refrán popular: ¡Dime qué esperas y te diré quién eres! Nosotros y nuestros hijos tenemos necesidad de ver y sentir, aquí y ahora, que las cosas van a ir mejor en lo personal, lo familiar y lo social: eso en gran parte depende de nuestras actitudes.
Diciembre es un mes para abrir los ojos, prestar atención, volver a centrarse y tomar conciencia del para qué de nuestras vidas. Con frecuencia, las cosas, las cualidades, los

01 diciembre 2015

¿Atrevimiento o iniciativa?

El término “iniciativa” tiene varios sinónimos. Uno de ellos es “atrevimiento”.

Titulares y notas publicados recientemente en nuestra prensa escrita, señalan como “iniciativa” la peregrina idea de crear en nuestra legislación, ya bastante maltrecha, una nueva modalidad de divorcio, el “convencional administrativo”.

Esa figura consistirá en facilitar aún más la separación de un matrimonio. Tendrá, sí algunas condiciones: haber transcurrido dos años de la celebración del mismo, no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad ni estar embarazada la mujer. Se obtendrá presentándose ambos, con asistencia letrada, ante un oficial del Estado Civil. Firmarán un acta de solicitud. El funcionario que reciba el acta los citará dentro de los siguientes 60 días para que ratifiquen su decisión de separarse y mediante un acta de ratificación los declará ahí mismo divorciados. Así de sencillo. Nada de razones, de tiempos, de instancias de reconciliación.
 

Los diputados que presentaron esta “iniciativa”, consideran que es preciso librar de trabas “artificiales e innecesarias” la separación de quienes se juraron amor eterno. Piensan que hay que “aggiornar de la legislación nacional en exceso formalista y compleja”.
 

Más que “iniciativa” ¿no es un “atrevimiento” para manipular la naturaleza del matrimonio en el que queda de manifiesto la ideología de género que infecta muchas leyes actuales? Un “atrevimiento” de la misma índole que los injustos y arbitrarios argumentos de una reciente sentencia de un Tribunal de Apelaciones. En un expediente sobre matrimonio y familia, los tres jueces que estudiaron el caso están acordes por unanimidad en anular una sentencia anterior -sensata y muy coherente con la realidad del verdadero matrimonio- pues consideran que las formas de ser familia son muy variadas. Para no “discriminar y permitir el libre desarrollo de la personalidad”, consideran que, todo habitante de nuestro país tiene derecho de elegir la forma de familia con la que está dispuesto a vivir. Afirman que su fallo tiene en cuenta un “enfoque moderno y superador” de la normativa actualmente vigente: la consideran inadecuada. Su fallo no se basa en ninguna ley sino en la pretensión de “superar la actual legislación confusa y contradictoria”.
 

El fallo de ese Tribunal se saltea olímpicamente la ley vigente: es pues un fallo nulo por más que los jueces intervinientes insistan en su intención de optimizar el reconocimiento de todo tipo de familias. ¿Es una “iniciativa” u otro “atrevimiento”? En temas tan vitales para la felicidad de los uruguayos, no se puede tocar de oído, es preciso seguir la partitura.

Verdadero matrimonio hay uno solo. Verdadera familia solamente hay una. ¿Merece el nombre de “iniciativa” lo que es un “atrevimiento” que daña las instituciones más necesarias para construir la grandeza de un país?