Traductor

20 noviembre 2015

Único método larga duración y cero efectos secundarios

Respondemos a consultas sobre métodos para decidir con eficacia el momento de quedar embarazada. Noticias publicadas recientemente en varios medios de comunicación, han confundido a más de un matrimonio. Han conversado juntos sobre la conveniencia de traer un hijo a la vida. Ven, en conciencia que, aunque lo desean, es más prudente, por serias razones, esperar.

Han leído y escuchado que el DIU es seguro, de larga duración y con cero efectos secundarios. Nos preguntan: ¿Es verdad?


La OMS afirma que el DIU de cobre daña los espermatozoides e impide que se junten con el óvulo y el de levonorgestrel al suprimir el crecimiento del endometrio, actúa de manera anti ecológica. Ambos suelen ser abortivos, es preciso controlarlos y reponerlos periódicamente pues produce sangrados importantes. No impiden un embarazo, esto es archi conocido y se hay casos en que, no solo se desarrolla el embarazo, sino que el niño nace con el DIU incrustado en alguna parte de su cuerpecito.


¿Qué método es realmente seguro, de larga duración y con cero efectos secundarios? Es importante recordar que los Métodos de Planificación Familiar Natural son métodos de doble dirección, cuya aplicación es efectiva tanto para posponer como para favorecer un embarazo: no olvidemos esto último que tantos matrimonios desconocen cuándo desean un hijo.


A veces se denominan como "métodos de regulación natural de la fertilidad" ya que la "regulación" puede implicar tanto el aumento o la disminución de un fenómeno. Sin embargo, la denominación de "Planificación Familiar Natural" es más conocida y parece más adecuada ya que recuerda que no estamos "regulando" un fenómeno biológico sin más, sino que estamos incidiendo directamente sobre algo tan fundamental como es la familia.

Recuerden que al basarse en la fisiología del ciclo genital de la mujer, conocer éste es algo muy natural y fácil desde que una adolescente se hace mujer. 


La eficacia de estos métodos es en la actualidad muy alta de tal modo que la O.M.S. confirma cómo, siguiendo los requisitos sugeridos desde siempre, la eficacia de esos Métodos Naturales es superior al 98%. Su enseñanza ha sido recomendada en informes internacionales como el de Salud Sexual y Reproductiva del Parlamento Europeo emitido desde 2002.

11 noviembre 2015

Algo para recuperar: la convivialidad

Prosiguiendo con el tema de la familia, el Papa Francisco ha reflexionado sobre una cualidad característica de la vida familiar que se aprende desde los primeros años de vida: la convivialidad, es decir, la actitud de compartir los bienes de la vida y a estar felices de poder hacerlo: “En la vida familiar aprendemos desde chicos la convivialidad, bellísima virtud que nos enseña a compartir, con alegría, los bienes de la vida”. 
 

Saber compartir es una virtud preciosa. Su símbolo, su “icono”, es la familia reunida en torno a la mesa doméstica. El compartir la comida -y por tanto, además de la comida también los afectos, las historias, los eventos…- es una experiencia fundamental. Cuando hay una fiesta, un cumpleaños, un aniversario, nos reunimos en torno a la mesa. El algunas culturas es costumbre hacerlo también para el luto, para estar cerca de quien vive el dolor por la pérdida de un familiar.
 

La convivialidad es un termómetro seguro para medir la salud de las relaciones: si en familia hay algo que no va bien o alguna herida escondida, en la mesa se entiende todo. Una familia que no come casi nunca junta, o en cuya mesa no se habla si no que se ve la televisión, o el smartphone, es una familia “poco familia”. Cuando los hijos en la mesa están pegados a la computadora, al celular y no se escuchan entre ellos esto no es familia, es una pensión.
 

Hoy, muchos contextos sociales ponen obstáculos a la convivialidad familiar. Debemos encontrar la forma de recuperarla. En la mesa se habla. En la mesa se escucha. Nada silencio que es el silencio del egoísmo. Nada de silencio. Recuperar esa convivialidad familiar, aun adaptándola a los tiempos.

Fuente: http://www.zenit.org