Traductor

Tips de educación de los hijos

No nacemos "aprendidos"

 Es preciso preparación y buscar ayudas. Integremos a nuestra rutina diaria el aprendizaje en esta labor de padres: puede ser un libro, un artículo, videos, cursos, etc.Los bebés necesitan ir acostumbrándose a ciertas normas que más adelante les ayudarán a reconocer que existen límites. Por ejemplo tener horarios de alimentación, sueño, recreación, baño, etc. 

Desde bebes, nuestros hijos precisan:

  • Que no cedamos ante los caprichos y les ayudemos a tolerar la frustración. Así van aprendiendo aunqueinconscientemente todavía los conceptos de autoridad y formación de la voluntad.
  • Que no hagamos cosas que ellos están en capacidad de hacer: ordenar su habitación, llevar la ropa al lugar indicado, resolver pequeños problemas… Dejemos que se esfuercen a la medida de sus capacidades.
  • Que no los sobreprotejamos. A medida que crecen y estando muy cercanos, es mejor darles la seguridad para que aprendan a tomar sus propias decisiones.


Periodos de la infancia

En la infancia hay periodos de calma y otros de inestabilidad: ambos son normales. Es como si se estuviera “desfragmentando el disco duro” de hijo. Después de un periodo de inestabilidad, todo funciona mejor.

 Dos períodos de inestabilidad en la primera infancia son:
a) entre los 15 y 20 meses
b) entre los 2 años y medio y los tres

 
El niño en ese momento necesita padres serenos y ordenados que mantengan las rutinas (en la comida, baño, orden de la casa, sueño etc.) ya que cualquier cambio de costumbres le produce la sensación de terremoto.
 

Mini-caso:

Martín (4 años) está en la edad de la obstinación y Lucía (año y medio) en un período de desestabilidad. Martín juega con los
autitos. Tiene armada una estación de servicio. Se acerca Lucía y le saca uno que está a punto de cargar nafta:
 
-    No, no, es mío, es mío. 


Posibles reacciones de los padres:

 
1.    De “terror psicológico”:
¡Qué te dije! Devolvele el autito, (pegarle en la mano), este es un juego para niños grandes, me van a matar, no sé qué voy a hacer con Uds., me hubiera quedado en la oficina…


2.    Conducta agresiva: (círculo vicioso)

  • Lucía mala 
  • Martín egoísta
  • Papa y mamá pegan
  • Papa y mamá malos
  • Lucía mala
  • Martín malo
  • Papá y mamá pegan
  • Etc. etc.
3.    Posible intervención estimulante:
  • Qué bueno es Martín que presta sólo éste autito y por un ratito a Lucía.
  • Distraer a Lucía y devolver el autito a Martín.
  • Oh! Qué contento está papá.

 Si tus hijos dicen mucho "NO"


Fonéticamente, la palabra NO, es muy fácil de pronunciar. Podemos pensar que los niños, al empezar a hablar la repiten como un juego de aprendizaje de la lengua.

¿Recuerdan que uno de los instintos guías con que nacemos es el de imitación? Facilita y ayuda en el aprendizaje para desarrollarse acertadamente en la vida cotidiana y en la adquisición de hábitos buenos.


Los niños aprenden todo por imitación: en cierto modo son un espejo de lo que nosotros hacemos. Por eso, examinemos si cuando tenemos que dirigirnos a ellos, casi instintivamente, muchas veces para alejarlos de un peligro o para “que vayan aprendiendo lo que deben hacer”, empleamos la palabra NO: No toques, no hagas eso, no se dice… O simplemente un grito: NOOOOO!


Siempre estamos a tiempo de ejercitarnos es ser más pro activos al hablar con los niños. Si les tenemos que decir que NO, hagámoslo, pero es bueno empezar por su nombre, por ejemplo: Fulanito, no toques, no hagas eso, no se dice… utilizando un tono de voz suave y cariñoso, ¡a no ser que haya inminente peligro de llamar a los bomberos!


Si el niño tiene un sobrenombre familiar que solemos utilizar para llamarlo, cuando tengamos que advertirle con firmeza podemos utilizar el nombre de pila. Por ejemplo: en vez de Toni, llamarlo: Antonio, papá/mamá te dicen que no hagas, no toques.
Anímense a probar, verán que buenos resultados.


Paseíto diario del bebe

Los bebes precisan aire puro y que les de la luz del sol aunque no de modo directo. Es importante un paseíto diario desde que la mamá esté recuperada del parto, y si no el papá se desestresa sacándolo antes o después de ir a trabajar.
 

Es probable que el traqueteo del cochecito le acabe durmiendo y disfrute de una siestita extra, mientras los papas toman un respiro y estiran las piernas. Según la época del año, tomen las medidas oportunas y pónganle a ropa adecuada. En verano hay que elegir las horas menos calurosas.
 

El paseo diario, ofrece al bebe si está despierto y ya tiene unos cuantos meses, valiosos estímulos sensoriales, colores, olores y ruidos nuevos. El gorrito y una manta por si acaso, son importantes ya sea en inverno o en verano.

Después de vencer la pereza que puede amenazar el paseo diario, vuelven a casa más saludables los niños y los padres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario