Traductor

16 marzo 2020

Cuarentena con niños en casa ¿Qué hacer para no perder la calma?


 Padres,
¡mantengan la mayor serenidad posible! 
 Mediten al final del día cómo les fue y qué pueden mejorar mañana. Miren a largo plazo y piensen cómo nos gustaría recordar estos momentos dentro de unos años. haberlos vivido como una crisis o una oportunidad.
 
Con teletrabajo de los padres
Para algunos es un desafío con niños en casa,  otros que lo tendrán bastante más difícil o directamente imposible. Si papá y mamá se turnan, puede lograrse.

Que los niños entiendan lo que pasa
Los padres tienen que adaptar el mensaje a la edad de los chicos para que puedan entender lo que está sucediendo. Es bueno ofrecerles confianza para que puedan preguntar sobre sus dudas o posibles preocupaciones.
 

Horario para levantarse y acostarse
Como cuando van al cole. A los adultos les resulta levantarse un rato antes que los niños para tratar de cumplir con algunas responsabilidades, dedicar unos minutos de autocuidado, meditar o hacer alguna rutina de miracle morning como por ejemplo sencillos ejercicios de yoga, minutos de  oración, organizar el día. 
 

Los niños pueden levantarse un poco más tarde que cuando van al colegio, pero con horario, nada de estar toda la mañana en la cama.
 

Pueden preparar el desayuno juntos y sentarse juntos a tomarlo. Una costumbre muy saludable.
 

Higiene
Ahora es más importante que nunca. Podemos enseñarles esta frase pegadiza: lavarse las manos con agua y jabón todo el tiempo que dura una canción.
Lavarse las manos una y otra vez: antes de cocinar y tocar alimentos, como cuando entramos en casa y venimos de la calle, antes de comer, etc. 



Organizales rutinas Que no hagan lo que quieren en cada momento. Cuando van al colegio o al jardín, siguen unas rutinas según su edad. Al tener que quedarse en casa sigue vigente la importancia de las rutinas especialmente los más pequeños de la casa. Buscales actividades que les gustan y proponeles horarios flexibles. Podés anotarlas en la puerta de la heladera: eso les divierte y ayuda al orden.
 

Entretenimientos educativos
1. Podemos dejar que los chicos experimenten con actividades de la vida práctica: regar las plantas, dar de comer a las mascotas, limpiarlas, ocuparse de mantener limpio el espacio en el que vivimos, hacer las camas, ventilar, etc. Preparan de forma indirecta a aprendizajes posteriores
 

2. Les divierte invitarles a hacer un rato de ejercicio físico y estiramientos en familia.
 

3. Realizar con ellos alguna actividad educativa: ojear los libros del colegio u otros,  desarrollar trabajos que pueden haber sugerido los maestros para no perder el ritmo (pero sin estresarse), leer libros en voz alta, dibujar, atreverse a preparar nuestro propio antiséptico familiar a modo de experimento mezclando en un bote 250 ml de alcohol de 96º, 90 ml de agua y 25 ml de glicerina (ya circulan algunos vídeos de farmacéuticos explicando cómo hacerlo por la red).
 

4. Organizar alguna reunión virtual con los abuelos, tíos, primos o compañeros de clase. Se puede hacer de una forma sencilla a través de Skype.
Después de almorzar se puede dar un paseo y estirar las piernas: es importante airearse y que el sol otoñal fabrique vitamina D evitando lugares concurridos, terrazas o parques.
 

5. Es normal que ante esta situación los niños pidan ver TV; no estresarse porque estos días las horas de pantallas sean un poco mayores de las que nos gustaría, ya que estamos ante una situación excepcional. Puede ser un buen momento para descubrir documentales interesantes que los abran al mundo y descansar del monotema de los dinosaurios o el mundo marino.
 

6. Los juegos de mesa, las construcciones de Lego permiten recrear mundos, o juegos en los que pueden interactuar todos los miembros de la familia como el de adivinanzas.
 

7. Aprovechar para ordenar fotos familiares o armar un álbum digital según su edad. Típica tarea para la cual nunca encontramos el tiempo, y puede traer grandes momentos de recuerdos familiares y fortalecer sus vínculos familiares.
 

8. No variar las rutinas habituales, como la hora del baño, la cena y preparación para irse a la cama a la hora a la que ya están acostumbrados,
 

9. Después de cenar una idea buena es comenzar a escribir un diario de toda la familia, pasando un agradable momento en el que recordemos todo lo bueno que nos ha pasado a lo largo del día.